Científicos sugieren que una deficiencia intestinal en niños puede relacionarse al autismo

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

22 Oct 2020 | 17:54 h
Los niños con trastorno de espectro autista tienen dificultades en las interacciones sociales; no por ello deben ser excluidos | Foto: EFE
Los niños con trastorno de espectro autista tienen dificultades en las interacciones sociales; no por ello deben ser excluidos | Foto: EFE

La prevalencia del trastorno de espectro autista (TEA) ha ido en ascenso desde hace 50 años: uno de cada 160 niños lo tiene, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los neurólogos-pediatras insisten en captar peculiaridades del trastorno de espectro autista para ayudar a los niños con esta condición distinta. Mientras más tiempo demoramos en darles la mano, los síntomas se van agravando.

Un conjunto de investigadores de distintas instituciones de China —como el Departamento de Informática Biomédica en la Universidad de Pekín o la Facultad de Medicina en la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur— propuso que existe una relación entre la deficiencia de microbios intestinales y el desarrollo del autismo.

En el artículo “Una estrategia de cohorte cuasi pareada revela la función desintoxicante deficiente de los microbios en el intestino de los niños autistas”, publicado en la revista de acceso abierto Science Advances, se detalla que la acumulación de toxinas y disfunción mitocondrial (alteración de reacciones bioquímicas) deben ser estudiadas a fondo.

Los científicos describen que la comorbilidad gastrointestinal en niños con TEA es usual. Además, un gran número de los menores con esta condición neurológica son selectivos a la hora de comer y sufren de problemas digestivos.

“(Esa dificultad) inevitablemente altera los nutrientes o los medios de los microbios que habitan en su intestino e influye en el crecimiento de las especies componentes, lo que conduce a la disbiosis (desbalance de equilibrio microbiano en los intestinos)”, apuntan en las líneas del resumen exhaustivo.

Para llevar a cabo los experimentos, consiguieron muestras de orina provenientes de 39 niños con autismo y otros 40 niños neurotípicos (sin el trastorno). Se secuenciaron los metagenomas (estudio de material genético) de todos los casos y encontraron datos interesantes. En 18 especies microbianas relacionadas al TEA había proporciones desiguales de enzimas desintoxicantes.

Tras esa observación, ampliaron la muestra a 65 niños más con autismo y hallaron idénticos resultados. El equipo cree que este trastorno se origina en el proceso natural de limpieza del intestino; por eso, los agentes contaminantes ingresarían a las células cerebrales y se traducirían en síntomas a temprana edad.

“Sin embargo, las razones de las deficiencias en la desintoxicación microbiana no están claras”, se lee en el apartado de discusiones del documento subido a Science Advances.

Cabe la posibilidad de abrir una vía secundaria de evidencia, pues “los factores genéticos y ambientales, como la dieta alterada y defectos en el sistema digestivo”, no serían descartados.

“Este papel protector de los microbios intestinales, previamente desconocido, sugiere posibles estrategias terapéuticas futuras para reconstruir la desintoxicación microbiana alterada para los pacientes con TEA”, concluye Mengxiang Zhang, experto en biomedicina, y sus colegas.

OMS: “Los trastornos de espectro autista aparecen en los primeros cinco años de vida”

La prevalencia del trastorno de espectro autista (TEA) ha ido en ascenso desde hace 50 años: uno de cada 160 niños lo tiene, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo, se manifiesta en los cinco primeros años de existencia.

De acuerdo con la Mayor Clinic (Minnesota, Estados Unidos), bien es sabido que no existe cura para los TEA. No obstante, el tratamiento para menguar los síntomas otorga una mejor calidad de vida.

“Otros niños (aparte de los que tienen déficit de atención) con este trastorno tienen una inteligencia entre normal y alta, aprenden rápido, aunque tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida diaria y adaptarse a situaciones sociales”, se menciona.

Síntomas del TEA:

- No responde a su nombre

- Se distrae mejor solo, aislado del mundo

- No inicia conversaciones

- No interpreta expresiones faciales

- Repite palabras a un ritmo automatizado

- Se balancea o aletea los brazos

- Se deslumbra ante el movimiento o los detalles de un objeto

- Le cuesta romper su rutina

Otros síntomas del autismo. Es importante reconocer los signos | Foto: Hoptoy.es

Factores de riesgo del TEA:

- Los niños tienen cuatro veces más probabilidades de presentar autismo en comparación a las niñas

- Antecedentes familiares

- Tumores benignos en el cerebro

- Bebés que son alumbrados antes de las 26 semanas

- Ningún estudio ha demostrado que las vacunas provoquen TEA

Investigación, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component