De sentido común

“Cuando hay crisis como las que nos toca vivir, que nos obligan a ralentizar el cotidiano, encontramos tiempo para la reflexión”.

Marisa Glave
27 Mar 2020 | 6:53 h

Que pague más quien más tiene. Es de sentido común. Si alguien tiene mucho más es lógico que pague un poco más y de esta manera logremos mínimos de redistribución. Esta no es una propuesta comunista radical, es un principio básico de cualquier sistema público que incluya componentes sociales, que reconozca junto a la libertad a la solidaridad como principios. Tal vez el ejemplo histórico fue el Estados de Bienestar asociado a la Socialdemocracia. Pero es una frase que se escuchaba poco en el Perú.

El avance de la cultura de la competencia en el “libre mercado”, que no es solo ni principalmente una dinámica económica sino una manera de pensar y de relacionarnos, una ideología, hace que propuestas de redistribución económica, de organización de trabajadores, de asociaciones de defensa de consumidores sean vistas como ¡comunistas! ¡Castro-Chavistas!

Pero la verdad es que son de sentido común. Cuando hay crisis como las que nos toca vivir, que nos obligan a ralentizar el cotidiano, encontramos tiempo para la reflexión. Somos conscientes de nuestra situación, de la precarización de los derechos, y los dogmas del “libre mercado” se debilitan. Podemos escuchar a periodistas liberales decir que ya no es tiempo de una economía competitiva sino de una colaborativa.

Podemos encontrar parlamentarios de izquierda, como se esperaba, pero también algunos que se reclaman de “centro” proponiendo que no se paguen servicios esenciales durante unos meses, que se congelen las deudas de cualquier tipo y que la gente no sea incorporada a INFOCORP al pasar el tiempo de cuarentena. O parlamentarios confesionales proponiendo impuestos solidarios a las grandes fortunas y a la propiedad inmobiliaria.

Se debate la posibilidad de suspender el pago de alquileres o de hipotecas, pues comienza a vislumbrarse tímidamente una reflexión en torno al derecho a la vivienda. ¿Qué debe garantizar el Estado en una situación extrema? ¿El pago a rentistas propietarios de departamentos de alquiler y a bancos dueños de acreencias hipotecarias o debe garantizar que las personas tengan un techo, una vivienda, mientras pasamos la crisis?

En el Perú por muchos años el dogma del “libre mercado” silenció propuestas de redistribución. Hoy aparecen varias de golpe. Busquemos canales de debate. Es tiempo de darle un poco de espacio a las urgencias de la vida común y no solo del mercado.

Video Recomendado

Lazy loaded component