¿Tu pared de ladrillos aún no está tarrajeada? Hazlo tú mismo y cambia la apariencia de tu vivienda. No es difícil, solo necesitas decisión y un poco de tiempo. El sector inmobiliario es muy dinámico, y con el acceso de información que se tiene hoy en día, se pueden realizar varias tareas de manera fácil y rápida.

Los expertos consultados por Metro cuadrado, recomendaron que uno de los primeros pasos debe ser preparar la mezcla. La misma podría ser en una batea. “Se debe colocar el cemento y la arena fina en cantidades iguales. Aunque lo recomendable es añadir un poco más de cemento que arena. Poco a poco agrega agua mientras mueves la mezcla hasta que se forme una masa ni muy espesa ni muy aguada. Y resérvela un rato”, agregaron.

Puedes ver Anticipo de legitima: ¿Qué es y cómo tramitarlo?

Mezcla de cemento

Ojo con los siguientes pasos

- Ahora moja con agua toda la pared de ladrillos a fin que la mezcla pegue con mayor facilidad.

- Coge con un trozo de ladrillo un poco de la mezcla y empieza a señalar la parte que tarrajearás.

- Con el frotacho de madera tira la mezcla a la pared y con el mismo extiéndela con movimientos circulares hasta cubrir todo.

Trabajar con cemento en casa

- Con una madera larga y de superficie plana y lisa (sin relieves) empieza a nivelar la mezcla.

- Al final, alisa con una espátula la superficie para un mejor acabado. Asegúrate de hacerlo en un solo sentido (vertical u horizontal).

- Deja secar entre una y dos semanas, recién entonces píntala del color que prefieras. ¡Toma tus herramientas y manos a la obra!