¿Estragos del cambio climático? Europa en alerta por ola de calor “potencialmente peligrosa”

Europa está poco habituada a temperaturas por encima de los 35°C, pero durante una semana soportarán hasta 40°C. Temen muertes masivas.

Ola de calor amenaza Europa. Foto: Agencia Efe
La República
23 06 2019 | 21:46h

Francia teme el retorno del “verano asesino” del 2003, una canícula que desencadenó la muerte de unas 15 000 personas aquel agosto fatídico. Alemania, Bélgica y Suiza también se hallan amenazadas. ¿El cambio climático amenaza Europa?

Hay alerta de ola de calor en España, plan canícula en París, preocupación de agricultores en Alemania y advertencia de “fuerte calor” en Bélgica, entre otros países.

PUEDES VER: Fotografía revela el rápido derretimiento del hielo en Groenlandia

AEMET indicó en su último boletín que “se superarán los 35ºC en amplias zonas del interior peninsular; incluso es bastante probable que se alcancen o superen los 40ºC en áreas del centro”, por lo que lanzó una alerta de ola de calor.

“Es probable que las altas temperaturas persistan, al menos, hasta el domingo 30. No se descarta que puedan prolongarse durante los primeros días de julio en algunas zonas”, añadió la agencia española


📣#AEMETInforma Actualizada la nota informativa. Esperamos una #OlaDeCalor la próxima semana 🌡🌡https://t.co/9TQZCtpArA pic.twitter.com/moGQhwlQEh

— AEMET (@AEMET_Esp) 23 de junio de 2019

Francia teme repetición de la canícula de 2003

En Francia, esta canícula excepcional por su precocidad e intensidad podría llevar el termómetro hasta los 40ºC en varias regiones a partir del martes, inclusive en la capital París, donde el plan canícula de nivel 3 (sobre un total de 4) se lanzó para acompañar a las personas mayores y enfermas, a los niños y a las personas sin techo.

Francia teme una repetición de la canícula de 2003, denominada “verano asesino” en el país, que causó la muerte de 15.000 personas entre el 4 y el 18 de agosto de aquel año.

“Salas refrescadas” en lugares públicos, fuentes temporales y vaporizadores de agua, apertura nocturna de parques y jardines e instalación de ventiladores en guarderías y escuelas hacen parte de las medidas previstas en París por el plan canícula.

Bélgica emitió por su parte una advertencia de “fuerte calor”, y prevé “máximas hasta de 34 o 35 grados” desde el martes, según el Instituto real meteorológico

Alemania espera un nuevo “récord de calor”, no sólo en junio sino también durante todo el verano, que podría superar los 40,3°C registrados en julio de 2015 en Baviera.

Refiriéndose a “un aire proveniente del 8desierto del) Sahara”, la agencia Deutsche Wetter prevé “al menos una semana” de canícula.

Los agricultores de la primera economía europea temen que se dañen sus cosechas.

“Estamos ahora en plena fase de crecimiento”, indicó a la prensa Joachim Rukwied, portavoz de la Deutscher Bauernverband, principal sindicato agrícola alemán. Las lluvias de mayo sólo fueron suficientes para que continuara el crecimiento, advirtió.

El Reino Unido se preocupa por las “tormentas violentas” y se lanzaron alertas para lunes y martes.

“Un tiempo caluroso, húmedo e inestable” está previsto, según el sitio MetOffice.

PUEDES VER: Hallan en Rusia un oso polar hambriento a 800 km de su hábitat natural

Cambio climático y ola de calor en Europa

La Agencia Europea del Medio Ambiente informaba la semana pasada que las previsiones adelantan que Europa soportará un verano por encima de la media, otra vez. Los especialistas de la institución alertaron que podría superar en calor al verano del 2018, que ya fue uno de los tres más calidos en la historia europea.

A pesar de que la crisis climática ya no es una amenaza del futuro sino del presente, Polonia, Hungría, República Checa y Estonia se negaron a que la Unión Europea aprobara por unanimidad una estrategia contra el calentamiento global que insta a que los países eliminen, totalmente, las emisiones de gases contaminantes hasta el 2050.

Europa ya padece problemas debido al cambio climático, puesto que el verano pasado hubo incendios inéditos de gran intensidad en regiones como Escandinavia y varios países tuvieron que apagar centrales nucleares ante la imposibilidad de refrigerarlas adecuadamente.


Video Recomendado