España: desalojan a peruana que se apropió de casa de anciana fallecida por coronavirus

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

12 Sep 2020 | 0:21 h
Rosa, la peruana de 33 años abandonó la casa que usurpó tras la muerte de su jefa por coronavirus. Foto: Captura / Mundo
Rosa, la peruana de 33 años abandonó la casa que usurpó tras la muerte de su jefa por coronavirus. Foto: Captura / Mundo

La mujer se había quedado durante varios meses en la vivienda donde trabajaba tras la muerte de la dueña por la COVID-19.

Rosa, la peruana de 33 años que vivió durante cinco meses en una casa que no le pertenecía tras la muerte de su jefa por coronavirus, fue desalojada la madrugada de este viernes en la ciudad de Leganés, en España.

La asistenta de la anciana de 75 años iba a abandonar la vivienda el próximo lunes, día que había acordado con los familiares y abogados de la empresa Desokupa, pero finalmente optó por irse “sin dinero ni otras contraprestaciones”, informó El Mundo y ABC.

PUEDES VER: España: profesor de tauromaquia fue detenido por presuntamente abusar de sus alumnos

Ella ha firmado un documento en el que indicaba que abandonaba la casa y que no faltaba absolutamente ninguna de las pertenencias de Pilar, la adulta mayor que la contrató para que la ayudara en la limpieza.

Lazy loaded component

‘Modus Operandi'

El caso se remonta desde el mes de marzo de 2020, en el momento más duro de la pandemia. Pilar, una mujer de 75 años falleció por coronavirus, según se reportó en el acta de defunción.

En el mismo periodo, Rosana, la hija de Pilar que vive en otra casa, también resultó contagiada y pasó 40 días hospitalizada más otros dos meses de rehabilitación. Tras recuperarse, ella se enteró que Rosa había ordenado la incineración de su madre al decir que “no tenía hijos”.

Incluso, la peruana cambió el nombre de la septuagenaria con un supuesto poder en las boletas de luz y agua de la casa, además de los seguros. La familia presentó una denuncia ante la Policía por usurpación de vivienda y suplantación de identidad contra Rosa y otra contra la funeraria que realizó la cremación sin la autorización de un familiar.

PUEDES VER: España bajo zozobra: en las últimas 24 horas hubo 12.000 nuevos contagios de COVID-19

Sospechan de crimen

Por tal motivo, la pareja de Rosana, Juanjo ha dejado entrever que no le convence que Pilar pudiera morir de coronavirus, ya que horas antes fue vista por testigos al pasear por la calle. “mi madre no se encontraba mal, estamos ante algo más que una ocupación”, sostuvo la hija de Pilar.

Con estas sospechas, la familia ha contactado con un abogado para juntar las pistas y acusar a Rosa de un posible delito de homicidio. Sin embargo, el inconveniente es que el cuerpo de la anciana fue incinerado y es más difícil recabar las pruebas.

Actualmente, el caso se encuentra judicializado por usurpación, pero la Policía de España aún no ha iniciado una investigación por homicidio, sostuvo la agencia Europa Press.

PUEDES VER: Peruana en España fue denunciada por apropiarse de vivienda donde trabajaba

Según los familiares de la anciana, Rosa no se quedaba a dormir en la casa y que solo iba dos horas a limpiar. Después del desalojo, ellos esperan se recaben más pruebas para que a la trabajadora sea juzgada por las autoridades correspondientes.

España, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component