Corea del Sur: condenan a hombre que lideraba red más grande de sextorsión

Mundo LR

larepublica_pe

26 Nov 2020 | 17:32 h
Según el informe policial, al menos 10.000 personas usaron las salas de chat, y algunas pagaron hasta $ 1.200 para acceder al material ilícito. Foto: AFP
Según el informe policial, al menos 10.000 personas usaron las salas de chat, y algunas pagaron hasta $ 1.200 para acceder al material ilícito. Foto: AFP

Cho Ju-bin dirigió una banda criminal desde mayo de 2019 a febrero de este año, tiempo en el que 74 mujeres fueron víctimas de abuso sexual y chantaje.

Un tribunal de Seúl condenó a 40 años de cárcel a Cho Ju-bin, líder de una de las redes de abusos sexuales en línea más grandes de Corea del Sur. El delincuente chantajeaba a mujeres y menores de edad para que compartieran videos que luego se publicaban en salas de chat secretas en la aplicación Telegram.

Según el informe policial, al menos 10.000 personas usaron las salas de chat, y algunas pagaron hasta $ 1.200 para acceder al material ilícito. Unas 74 personas, incluidas 16 menores de edad, fueron explotadas sexualmente.

“El acusado ha distribuido ampliamente contenido sexualmente abusivo que creó atrayendo y amenazando a muchas víctimas”, sostuvo el Tribunal del Distrito Central de Seúl a la agencia de noticias Yonhap.

El criminal, de 25 años, dirigió la red de abuso sexual desde mayo de 2019 a febrero de este año. Cinco de sus cómplices han sido condenados y pasarán entre 7 y 15 años en prisión. Uno de ellos, de solo 16 años, ha obtenido la condena máxima de 10 años de cárcel, al ser juzgado como menor de edad.

“Pido disculpas a los que fueron lastimados por mí”, sostuvo Cho en marzo, cuando lo sacaron de una estación de policía de Seúl. “Gracias por poner freno a la vida de un demonio que no pudo ser detenido”, agregó.

Parte de la opinión pública surcoreana ha denunciado la escasa dureza de las sentencias para los responsables de cometer abusos sexuales y difundirlos por la red. Un caso similar es lo ocurrido con Son Jung-woo, acusado en EE. UU. de operar la mayor red de pornografía infantil en internet, quien solo pasó 18 meses en prisión.

En Corea del Sur existe un fenómeno llamado “molka”, que consiste en colocar cámaras ocultas en lugares públicos como baños, oficinas o transporte público para filmar en secreto a mujeres.

“Mi vida no es tu porno”, el cartel de las mujeres surcoreanas contra la pornografía con cámaras ocultas. Foto: AFP

En 2018, miles de surcoreanas protestaron en las calles para exigir a las autoridades que reaccionen ante esta forma de acoso.