España: arrestan a hombre que abusó de su hija y fingió secuestro para pedir dinero

Mundo LR

larepublica_pe

26 Nov 2020 | 10:13 h
El detenido pasó a disposición judicial y se decretó su ingreso en prisión provisional. Foto: captura/Twitter
El detenido pasó a disposición judicial y se decretó su ingreso en prisión provisional. Foto: captura/Twitter

La Policía descubrió que las agresiones sexuales se produjeron a lo largo de los últimos años.

Tras una rigurosa investigación, la Policía Nacional de España descubrió que un hombre abusó sexualmente de su hija y fingió su secuestro para pedir un rescate. Los agentes intervinieron una gran cantidad de dispositivos con los que el acusado habría simulado un asalto a su propia casa.

El hombre drogó a la menor y, tras abusarla, grabó varios videos en los que aparecía desnuda y amordazada. Después se envió el material a sí mismo desde el teléfono de su hija, con mensajes en los que la propia adolescente suplicaba el pago de 1.000 euros por su rescate.

La indagación permitió desvelar que la menor llevaba unos tres años siendo agredida sexualmente por su padre.

Un trabajo riguroso

La investigación de la Policía comenzó el 14 de octubre, tras recibir la llamada de una joven en la que denunciaba que la casa donde vivía su padre y hermana había sido asaltada. También les dijo a los agentes que su progenitor le envió unos videos en los que se aprecia a su hermana secuestrada, suplicando el pago de su rescate.

Cuando los agentes llegaron a la casa supuestamente asaltada, encontraron a la menor tumbada en una cama, desorientada y con signos evidentes de narcotización, además de presentar un profundo corte en una mano.

La víctima declaró a los policías que mientras se encontraba en su vivienda fue atacada por la espalda por un hombre que tenía un gran cuchillo, la maniató y amordazó tras un forcejeo. Posteriormente, el asaltante la desnudó, le tomó fotos y la obligó a grabar pidiendo dinero por su rescate.

La menor también indicó que el agresor se fue del lugar robándose su celular, una tablet, laptop, dinero en efectivo y una tarjeta bancaria. Después de varios días, la investigación arrojó que el responsable de los hechos era su propio padre.

Inmediatamente, la Policía procedió a la detención del acusado y a los registros de su domicilio y centro de trabajo, en el que se intervino un teléfono móvil que contendría videos de abuso a su hija, el celular de la menor y elementos incriminatorios como: bridas, cuerdas, fármacos narcóticos y material de almacenamiento informático.

Lo hallado en los dispositivos permitió descubrir que el abuso sexual se venía produciendo a lo largo de los últimos años, y que la madre de la menor sabía de las agresiones, por lo que también se procedió a su detención, pero después fue puesta en libertad con cargos.

El detenido pasó a disposición judicial, y se decretó su ingreso en prisión provisional.