César Hildebrandt cuestionó al capitalismo y al libre consumo que influye la publicidad. Foto: Jhonel Rodríguez.
César Hildebrandt cuestionó al capitalismo y al libre consumo que influye la publicidad. Foto: Jhonel Rodríguez.

Hildebrandt: “Cuando Sendero fue derrotado, la derecha volvió a saquear lo que se pueda”

En su columna semanal, César Hildebrandt critica el libre consumo y la publicidad que la promueve en favor del capitalismo. Señala que esta corriente se ha olvidado de millones de personas que compran lo necesario para sobrevivir.

Política LR
06 Dic 2019 | 17:49 h

“La tristeza es buena para el capitalismo”, sostiene César Hildebrandt en su columna semanal, en crítica con la labor de la derecha en la actualidad, que promueve el consumo de productos superficiales, pero que olvida a otro grupo de personas que no pueden adquirir esos materiales, sino que compran lo que necesitan.

La columna publicada en el semanario Hildebrandt en sus trece, el periodista menciona un estudio que confirma “que la tristeza es buena para el capitalismo, porque los tristes compran más y pagan mejor”.

PUEDES VER Hildebrandt: "Keiko está libre, volverá a asustar a testigos, a borrar huellas”

Para Hildebrandt, este consumo generado por la tristeza –en el que se “piensa que el dinero no es tan importante”– viene asegurado por “el propio sistema del consumo febril y por su agente mayor, la publicidad”. Añade que las personas se pueden sentir marginados “y un tanto forastero de los goces si no podemos comprar lo que la tele dice”.

El director del semanario pone ejemplos publicitarios de fragancias, vehículos y afeitadoras como muestra de la felicidad que propone el capitalismo, sosteniendo que no se puede comprar todo. “Imposible ser como ellos, imposible ser feliz”.

César Hildebrandt menciona el Manifiesto Comunista para decir que fue reemplazado por quejas y publicidades en rechazo al capitalismo. “El comunismo –si viene-, no vendrá subido en tanques, sino que a pie: millones de individuos exigiendo el cumplimiento de la felicidad prometida en tanta tele y suplemente”, expresa.

PUEDES VER ¿Estamos viviendo los últimos días del capitalismo?

Ante ello, explica que hay otro grupo distinto al de personas que consumen cuando están tristes: los que compran lo indispensable para sobrevivir. “De esos impedidos de estar tristes se ha olvidado la derecha asnal que padecemos y que gobierna sin siquiera molestarse en ganar las elecciones”, señala.

Es cuando el periodista menciona a Sendero Luminoso y las promesas hechas por la derecha durante la época en que el grupo terrorista realizó atentados contra el país.

“Cuando Sendero mataba por docena y sarta y se reía como hiena a rayas, la derecha decía que si todo iba bien, trataría de mejorar la situación de los trabajadores. (…) Cuando Sendero fue derrotado, (…) la derecha se olvidó del miedo y volvió a lo suyo: saquear lo que se pueda porque el Perú no es un país sino un incendio de gangas, una gala, un cierrapuertas”, indica.

Frente a ello, César Hildebrandt plantea que los millones de personas que consumen para sobrevivir se podrían unir contra la derecha, como ha sucedido en otros países de la región. “Atizados por un discurso unificador de la ira, le recordarán a la derecha (y a todos) que el Perú tiene futuro porque es un país por hacerse”.