Nuevas medidas

Aislamiento social y más compensación.

Editorial Editorial
27 Mar 2020 | 6:04 h

Como se presumía los últimos días, el Gobierno ha dispuesto la ampliación del estado de emergencia hasta el 12 de abril para controlar la expansión del coronavirus. La principal explicación es que a la fecha no se tiene resultados suficientes que permitan una lucha exitosa contra esta efermedad sin las medidas de aislamiento. Para el Gobierno existe una mejora de la situación, pero se debe seguir trabajando desde la severidad. Por lo mismo se dispondrá de medidas especiales en aquellas regiones donde existe más renuencia a acatar las normas de aislamiento obligatorio.

La decisión es conveniente y era esperada. De esta ampliacion depende que las medidas adoptadas hace días no se queden a medio camino y más adelante se tenga que recurrir a nuevas y duras prohibiciones. El presidente ha sido claro en el argumento cuando ha señalado que, como al inicio, se trata de frenar la propagación del coronavirus. Es decir, la curva de la evolución de la enfermedad está respondiendo a los parámetros supuestos, pero el proceso no ha concluido. Por la misma razón, continuará el cierre de las fronteras nacionales e internacionales.

Siendo correcta la decisión de extender la cuarentena, es conveniente que vaya acompañada de un control riguroso del aislamiento. No se trata solo de regiones resistentes, como las del norte del país, sino de territorios donde conviven el acatamiento con el rehusamiento. Un ejemplo de ello es Lima, donde se reporta concentración de personas en Magdalena, Puente Piedra y San Juan de Lurigancho. En esa dirección es correcta la decision de crear un registro de personas detenidas, que en algún momento deberán responder por sus actos.

El Gobierno ha dispuesto otras medidas de compensación, como la vía libre para que los trabajadores retiren hasta S/2 .400 de su compensación por tiempo de servicios (CTS); la suspensión por un mes del pago del aporte a las AFP, monto que se quedará en poder de los trabajadores; y el subsidio de 35% del salario de los trabajadores privados que perciban hasta S/1.500 soles mensuales.

Las medidas son correctas. Una de ellas corresponde a un esfuerzo fiscal del Estado, las otras van en la línea de permitir mayor liquidez para los ciudadanos y todas se complementan con el Bono 380 para más de 3 millones 500 mil familias. Estando en los inicios del proceso de ayuda, se precisa de un mayor esfuerzo fiscal y de grandes decisiones que impacten positivamente en la economía, lo que será posible cuando el Congreso apruebe la delegación de facultades solicitada por el Ejecutivo.