Arequipa: 50% de niños con leucemia tienen opción de curarse

La República
15 Feb 2019 | 20:05 h

Pequeños. Ayer se recordó el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer Infantil. Las historias de pacientes con este mal alientan y duelen. Una joven se curó con trasplante. La incertidumbre de una madre con su pequeño enfermo.

Arequipa. "Jamás estudiaría medicina. No soportaría una noche más en un hospital", confiesa Cinthia Aroni Jarata, una joven de 19 años que sufrió de leucemia, un cáncer a la sangre. El mal se lo detectaron cuando tenía nueve años. Luego de cinco largos años de tratamientos, pudo vencerlo.

Viajó a España, donde le hicieron un trasplante de médula ósea, uno de los métodos para combatir la leucemia. Esta médula produce células sanguíneas y con un nuevo tejido se normaliza la producción de las células causantes del problema. 

PUEDES VER: Los puentes históricos de Arequipa en situación crítica

Curada en la madre patria, Cinthia retornó al Perú. Pudo quedarse en Europa, tenía el ofrecimiento de una beca de estudios que rechazó. 

En Arequipa estudia Ingeniería Industrial pero también se dedica al activismo para salvar más vidas, aquellos niños asediados por esta terrible enfermedad. Forma parte del equipo del Comité de Damas del Gobierno Regional de Arequipa liderado por Jenniffer Neira, esposa del gobernador Elmer Cáceres Llica.

Neira llegó ayer a las instalaciones del Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas (Iren-Sur) para visitar y obsequiar regalos a los niños del área de cáncer pediátrico. Ayer el mundo celebró el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer Infantil.

Allí la esperaba una docena de pequeños con una sonrisa en el rostro. Por la inocencia natural de su enfermedad, no parece que se dieran cuenta de su verdadera condición.

Ahí está el pequeño Arnold. Tiene dos años, pero ya va la mitad de su vida tratando de superar la leucemia. Este tipo de cáncer es el más común entre los menores. Según explica el oncólogo pediatra Henry García, de los 30 o 40 casos que el Iren Sur detecta al año, la mitad son de leucemia. El resto se comparte en cáncer de hueso, tumores cerebrales, cáncer de riñón y de los ganglios linfáticos (linfomas).

"La edad más común es de 2 y 5 años. Hemos detectado casos al primer año de vida o hasta los quince", cuenta el médico del Iren Sur. Muchos de ellos llegan a ser diagnosticados en etapas terminales. "El único tratamiento que se puede aplicar es el de quimioterapia, que ayuda a controlar las células malignas. El porcentaje de supervivencia es de 50%", agrega.

PUEDES VER: Arequipa: Huaico destruye baños de Luicho en Cotahuasi [FOTOS]

Signos de alerta

Y es que, a diferencia del cáncer en los adultos, el cáncer en los niños no puede ser detectado a tiempo mediante un método. "Para el cáncer de útero hay papanicolao, por ejemplo, pero para los niños no. Se presenta de pronto", explica García.

La única forma de que los padres puedan sospechar de un posible cáncer es mediante síntomas de alarma. Puede haber palidez en el rostro, moretones en el cuerpo, sangrado nasal, dolores de cabeza o de huesos sin razón aparente, náuseas, vómitos, o barriga hinchada. Pero eso depende del tipo de cáncer y del sistema del menor.

Arnold, por ejemplo, tuvo un bajón en su hemoglobina. Se le detectó anemia aguda. "Tenía 8 puntos de hemoglobina. Lo llevé al hospital y le recomendaron una dieta para subir el hierro. Al contrario, bajó más, llegó a los 4 puntos. Lo llevaron de emergencia al Honorio Delgado. Allí estuvo 20 días, pero no mejoró. Lo derivaron al Iren Sur, donde le diagnosticaron leucemia", cuenta doña Luz Marina Arisaca, madre de Arnold, mientras este juega con algunos juguetes que hay en el área de quimioterapia a la que debe acudir de forma interdiaria para recibir su tratamiento.

"Te destroza la vida que una vida tan pequeña tenga que pasar por esto. Tengo incertidumbre de cómo pasará su adolescencia o juventud. Me duele", cuenta doña Luz Marina. 

El drama de las madres, explica ella, no solo pasa por el mal que aqueja a sus hijos, sino también al que se impregna dentro de la familia. "Hay padres que no entienden, que abandonan el hogar porque la esposa está aquí todo el día. Debe cambiar eso", dice.

Su hijo fue internado 4 veces durante el año pasado. Ya superó esa etapa. Ahora debe ir casi todos los días de 7 de la mañana a 7 de la noche durante 3 años. Vivir sus vidas en un hospital y rogar que funcione. 

arequipa-leucemia-cáncer-niños

Video Recomendado