En el Perú se han impuestos dos condenas por acoso sexual. Créditos: El Mundo.

Acoso sexual: ¿cuál es la diferencia entre prisión efectiva y prisión suspendida?

El jueves 12 de setiembre se dictó la primera pena efectiva por acoso sexual en el Perú y en 2018 se ordenó por primera vez prisión suspendida contra un sujeto que cometió este delito. ¿Qué castigos para los agresores imponen ambas condenas?

La República
13 Sep 2019 | 18:40 h

El 12 de octubre del año pasado, Edwar Álex Parizaca Puma, de 22 años, fue condenado a 3 años y 6 meses de cárcel suspendida por acosar a una adolescente de 15 años, quien también tuvo que sufrir de su parte hostigamiento sexual mediante Facebook.

Ayer, jueves 12 de setiembre, la Corte de Lima Norte sentenció a cuatro años y ocho meses de cárcel efectiva contra Alex Manuel Álvarez, de 20 años, por acosar, hostigar y amenazar de muerte a una menor de 16 años.

PUEDES VER Por primera vez en Perú, PJ sentencia con prisión efectiva a acusado de acoso sexual

Ambas penas históricas se dieron después de que el 12 de setiembre del año pasado se publicara el Decreto Legislativo que incorpora el delito de acoso, acoso sexual, chantaje sexual y difusión de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual al código penal, y modifica el procedimiento de sanción del hostigamiento sexual.

¿Qué castigos se imponen en ambos tipos de sentencia?

El abogado penalista Carlos Caro explicó al diario La República que la prisión suspendida se dicta cuando la pena no supera 4 años. En ese caso, la jueza ordena que el denunciado cumpla con reglas de conducta y pague la reparación civil impuesta.

“También le prohíben acercarse a la víctima, no volver a cometer delitos y acudir al juzgado una vez al mes”, informó. Sin embargo, añadió que estas exigencias deben cumplirse durante un ‘período de prueba’ en el que se evalúa la conducta del acusado.

Este puede tardar entre 1 y 3 años. Después de ello, si no vuelve a incurrir en una falta, el condenado queda libre de las reglas y los cargos impuestos. “La ley no obliga a suspender la condena. El límite de cuatro años no es obligatorio. El juez tiene la facultad de imponerlo, pero no tiene la obligación de hacerlo”, aclaró.

En el caso de la prisión efectiva recientemente ordenada por la jueza Inés Mariel Barron Rodríguez del Juzgado Penal de Lima Norte, el abogado aseguró que los condenados con esta pena “se van a prisión y se les impone cinco o seis años de cárcel”.

Si las víctimas de acoso sexual son menores de edad, es muy difícil que a los responsables se les de penas de prisión suspendida, según Caro. Pese a ello, la jueza de Madre de Dios dictó esta condena contra el agresor de la adolescente de 15 años que sufrió acoso sexual en 2018.

Video Recomendado