El perico es la especie más usada para engañar a los consumidores, siendo vendido como mero, corvina o fortuno. Foto: Oceana Perú.
El perico es la especie más usada para engañar a los consumidores, siendo vendido como mero, corvina o fortuno. Foto: Oceana Perú.

Alarmante: sustitución en la venta de pescados alcanza el 72% en la costa peruana

Estudio descubrió que mayoría de muestras extraídas en restaurantes y mercados no correspondía al nombre del pescado en venta.

La República
26 Nov 2019 | 13:40 h

Las organizaciones de conservación marina Oceana Perú y ProDelphinus publicaron hoy un nuevo informe que revela un amplio margen de fraude y sustitución en la venta de pescados en el Perú y propusieron medidas para implementar un sistema de trazabilidad que permita hacer seguimiento a los recursos marinos del mar a la mesa.

La investigación es la más completa sobre el tema hecha hasta el momento en el Perú, ya que se realizó en 39 puntos de venta en Lima, Chiclayo y Piura. El equipo científico extrajo muestras de pescados de filetes frescos y platos como el ceviche y tiradito en restaurantes, supermercados y mercados distritales.

La investigación detectó que el 72% de las 225 muestras analizadas en laboratorio no correspondía con el nombre de venta. Especies de gran demanda y valor como el mero, han sido reemplazadas por otras más baratas como la basa, proveniente de la acuicultura. También, se detectó que el tiburón martillo está siendo vendido como tollo, pese a estar en época de veda, así también se encontró la anguila del Atlántico, una especie en peligro de extinción.

“Este es un diagnóstico inicial de la magnitud de este problema que impacta en la economía del consumidor, pero también atenta contra la sostenibilidad de nuestro mar, ya que incentiva la sobreexplotación de especies, podría permitir el ‘lavado’ de pesca ilegal y va en contra de los esfuerzos por conservar especies amenazadas”, explica Joanna Alfaro, directora de ProDelphinus.

Estos resultados superan a los que evidenció la primera investigación realizada por ambas organizaciones en el 2018 en Lima, que reveló un 43% de sustitución.

Alfaro añade que, aunque existen especies de pescados cuyo parecido físico puede llevar al error, existe una delgada línea entre la sustitución y el fraude deliberado motivado por el mayor valor de algunas especies. “Más de la mitad de las muestras son un posible fraude. El perico es la especie que ha sido más utilizada para este fin, siendo vendida como corvina, mero o fortuno”, detalla.

El ceviche es, según el estudio, el camuflaje favorito para el fraude y sustitución, ya que el 74% de las muestras extraídas de este tipo de plato no correspondía con el nombre de venta.

Video Recomendado

Lazy loaded component