Sobre Reactiva Perú y FAE Mype

28 Jun 2020 | 11:01 h
La Republica
Patricio Quintanilla.

"Las acciones del Gobierno para reducir el impacto de la pandemia en la economía peruana, son de orden fiscal y monetario".

Patricio Quintanilla

Rector U La Salle

Las acciones del Gobierno para reducir el impacto de la pandemia en la economía peruana, son de orden fiscal y monetario. Las primeras son recursos del Tesoro Público que se han destinado a apoyar a las familias, principalmente con bonos, para compensar la pérdida o reducción de sus ingresos. Las medidas de orden monetario, son principalmente mediante financiamiento, con recursos del BCR, canalizados a las empresas que cumplan determinados requisitos.

Reactiva Perú

Inicialmente se asignó una primera línea de 30,000 millones de soles, para financiamiento a empresas, con garantía del Estado; esto porque la principal restricción de las empresas, especialmente micro y pequeñas, son las garantías exigidas por las instituciones del sistema financiero.

PUEDES VER: Reactivación responsable

Este programa se ha satanizado, indicando que la mayoría de las operaciones se han canalizado a las grandes empresas; eso no es real. Según información publicada por el BCR, de los desembolsos efectuados en la primera fase, el 70.2% se ha dado a las Mypes, el 26.4% a la mediana empresa y el 3.4% a la gran empresa. Por supuesto en monto la estructura es diferente, pero lo que importa es el número de empresas apoyadas.Hace cuatro semanas está aprobada la segunda fase por 30,000 millones de soles adicionales, pero el Estado no está otorgando la garantía, hasta que la Contraloría lo apruebe.

FAE-Mype

Este fondo está dirigido específicamente a la micro y pequeña empresa y con el fondo inicial de 300 millones de soles, se ha apoyado a 150,000 micro y pequeñas empresas, que ciertamente es insuficiente. Se está trabajando una ampliación a 800 millones de soles, lo que permitirá apoyar a 260,000 Mypes, según lo ha estimado COFIDE, operador del fondo.

Conclusión

El estímulo monetario es indispensable para atenuar el impacto de la crisis, pero tiene que ser por los montos adecuados y en el momento oportuno. En el momento actual, los retrasos son inadmisibles.