Puno: pobladores de orillas del lago Titicaca se envenenan con agua contaminada [FOTOS]

Kleber Sánchez

kleber.sanchez@glr.pe larepublica_pe

23 Oct 2020 | 6:25 h
Orillas del titcaca. Reciben las aguas contaminadas del río Coata. No solo afecta a la flora y fauna, también a la población. Fotos: Juan Carlos Cisneros.

Metales pesados. El río Coata es uno de los principales afluentes del lago que comparten Perú y Bolivia. En su recorrido, recibe desagües de Juliaca y de la actividad minera informal. Su caudal alimenta los pozos que abastece a la población. La jefa del centro de salud de Coata, Ibet Mendoza, estimó que el 70% de los pobladores estariían en riesgo de consumir agua contaminada.

INFORME

"Hace dos meses recibí un sobre donde me informan que tengo en el organismo arsénico y mercurio. Ya no tengo cura”, nos dice al borde del llanto Toribio Díaz Apaza, un poblador de setenta años que habita en el centro poblado de Carata en la jurisdicción del distrito puneño de Coata en las orillas del lago Titicaca.

En febrero, el Ministerio de Salud (Minsa) seleccionó a 55 personas, de forma aleatoria, en los distritos de Coata, Huata, Capachica, provincia de Puno. Les tomó muestras de orina, sangre y esputo.

Los resultados arrojaron 34 positivos a arsénico y dos positivos a mercurio. Los resultados por distritos se desglosan así: 4 positivos a arsénico son de Huata, 8 de Capachica y 22 a arsénico y dos a mercurio en Coata.

Toribio y su esposa Brigida Mamani, ambos tienen los dos metales pesados, una intoxicación que les provoca dolores estomacales. Estudios advierten que el arsénico provoca cáncer, lesiones a la piel y está asociado a males cardiovasculares. De igual forma, el mercurio, ataca el sistema nervioso, renal, inmunitario, etc.

A Toribio le recetaron algunos medicamentos que encontró en el centro de salud de Coata. Para completar la receta debe viajar a Juliaca.

Ambos se contaminaron presuntamente con la ingesta de agua proveniente de los pozos de donde se abastecen. Las contradicciones de la vida. Pese a vivir a orillas de una inmensa fuente hídrica, Coata carece del servicio potabilizado y desagüe.

“Por naturaleza, el agua de pozo es dulce, sin embargo, la nuestra es salada. Cuando la hacemos hervirla adquiere color”, cuenta Faustino Quispe Ito, quien asiste a su madre Mercedes Ito, ella sí tiene problemas de salud.

La regidora del centro poblado de Carata, Evarista Suasaca, manifiesta que hace dos meses su padre Andrés Suasaca falleció. De pronto, enfermó, presentaba dolores estomacales, lo llevamos al centro de salud y ahí murió. No se descarta que sea por la intoxicación de metales. Antes, tomábamos agua de pozo, ahora nos traen la potable a la semana. Si es que falta recolectamos la lluvia, nos cuenta Evarista, mientras rema su bote en busca de totora del lago para alimentar su ganado. Con la contaminación hasta la totora es inservible, tenemos que adentrarnos unos kilómetros para buscar totora en buen estado. La de las orillas está contaminada.

Causas

Las aguas del río Coata, principal afluente del lago Titicaca, reciben los desagües que produce la ciudad de Juliaca y los relaves mineros provenientes de la cabecera de cuenca, en la provincia de Lampa, según el Presidente del Frente de Defensa Unificado en Contra de la Contaminación de la Cuenca Coata y el Lago Titicaca, Félix Suasaca.

Varios estudios y análisis de la Autoridad Local de Agua de Juliaca y de Organizaciones No Gubernamentales determinó que el recurso de los pozos no está apto para el consumo humano. Esta advertencia se dio en el año 2017. En las aguas superficiales y del subsuelo hay arsénico, mercurio, plomo, cadmio, boro, plata, cobre y otros metales pesados, metaloides, y otras sustancias químicas tóxicas.

Por décadas, los pobladores advertían de la grave situación de contaminación del río Coata. Hace 15 años aún se podía pescar en el lago Titicaca, en sector de Coata, sin embargo, ahora no hay peces.

“Hace 15 años podíamos tomar el agua del lago, ahora está contaminado, tomar el agua nos causa dolores estomacales. Que será después de 15 años. Que será de nuestras vidas”, reflexiona Jerónimo Barreda.

La flora y fauna del Titicaca en este sector se ve seriamente amenazado por la contaminación. En las orillas hay aves muertas, como el zambullidor del Titicaca, así como la rana gigante, tal como comprobó La República.

Frente a este problema de salud, la Presidencia del Consejo de Ministros, el 8 de mayo del 2019, declaró en emergencia Coata, Huata y Capachica de la provincia de Puno y en los distritos de Caracoto y Juliaca (San Román) por 60 días para la ejecución de acciones destinadas a reducir la contaminación.

Desde esa fecha se han emitido 8 Decretos Supremos para ampliar el estado de emergencia con acciones paliativas.

Una de ellas, el centro de salud de Coata realiza el seguimiento a los afectados con la contaminación y sensibiliza para que la población no consuma agua de los pozos.

La jefa del centro de salud de Coata, Ibet Mendoza, estimó que el 70% de los pobladores de Coata, que serían entre 4 a 5 mil personas, están expuestos al consumo de agua contaminada de los pozos. Tanto la representante de salud y el dirigente Félix Suasaca, estiman que más personas tienen metales pesados en su organismo. Por ello se solicita que hagan análisis a más personas, agrega Félix.

También Seda Juliaca y otras empresas de saneamiento dotan de agua potable mediante cisternas a los pobladores del distrito de Coata.

Cada hogar compró un tanque grande para recibir y almacenar el líquido potabilizado para preparar sus alimentos durante la semana.

La contaminación hídrica no solo envenena a los habitantes también a los campos de cultivo. En este lugar, el futuro de la agricultura es incierto. Por eso los jóvenes abandonan su tierra natal donde ni el agua natural se puede tomar.

Coata tiene 166 años de creación política. Carece de agua potable y desagüe. Las autoridades gestionan un proyecto de saneamiento pero van a paso lento..

Toman muestras en río Paratía

Coata no es el único distrito con problemas de contaminación. La zona alta de la provincia de Lampa surcado por el río Paratía tiene poblemas. Ahí los representantes de la Segunda Fiscalía en Materia Ambiental de Puno verificaron ayer que las aguas de algunas partes de ese río presentan coloración blanquecina amarillenta.

En el lugar, las autoridades hallaron también gran cantidad de peces Mauri y batracios muertos.

La fiscalía y la Autoridad Local del Agua recogieron muestras del Paratía que serán enviadas a un laboratorio de Lima para su análisis y determinar la causa de la contaminación.

Pobladores de orillas del titicaca se envenenan con agua

Puno, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component